Simbolismos en la arquitectura

Hace unos días merodeando por algunas páginas de internet de importantes despachos de arquitectos mexicanos, me topé con el hecho -y nadie lo duda- de que aunque tratemos de ser “originales” a la hora de proyectar, es una realidad también que, el entorno, los sistemas constructivos, y las mismas cualidades del terreno en el que se vaya a emplazar, muchas veces dan como resultado proyectos parecidos a otros -a veces demasiado diría yo- pero al fin, producto de un estudio meticuloso de los factores antes descritos. El día de hoy, revisando videos relacionados al tema, me encontré con el proyecto que un reconocido arquitecto español -honestamente yo no había escuchado hablar de él- diseñó para un afamado jugador del balón pie, propuesta que integra una planta en forma circular en cuyo centro se observan muros formando un pentágono y otros muros radiales que en su conjunto asemejan las líneas de un balón.

Es aquí en donde llegamos a la razón del nombre de esta entrada, para lo cual comenzaré con una pregunta ¿por qué son tan importantes los símbolos dentro de la arquitectura? En primer lugar, y con base en lo poco o mucho que aprendí en la universidad, podría decir que son muy importantes dado que son la génesis de cada proyecto, es decir, partimos de ideas concretas basadas en las afinidades, gustos y personalidades de nuestros clientes, lo cual dará como resultado, un concepto de las funciones, materiales y formas que tendrá la propuesta. Posteriormente, con ayuda del análisis del programa de necesidades y de los elementos antes mencionados, llegaremos a lo que será el anteproyecto. Sin embargo, hay quienes se toman muy a pecho el tema de los simbolismos en sus propuestas arquitectónicas, a tal punto de tomar un símbolo específico para la propuesta volumétrica del proyecto, así que podremos ver en muchos casos, residencias en forma de balones, de algún instrumento musical, o cualquier otro objeto de uso cotidiano que por alguna extraña razón fue elegido como musa para el quehacer arquitectónico.

¿Caprichos o necesidades? si nos enfocamos objetivamente a las necesidades físicas y psicológicas de quienes habitarán los edificios en cuestión nos daremos cuenta que, en la mayoría de los casos, lo que buscan los clientes es funcionalidad por sobre lo estético, aunque como arquitectos nunca dejaremos ese factor de lado y buscaremos influir de forma positiva en la decisión final de los usuarios. No obstante, habrá quienes busquen que los edificios que los albergarán, sobresalgan de los estándares comunes de construcción, y dicha decisión podría ser criticable o no, ya que si consideramos que “el hogar es el reflejo de nosotros” podría ser que la razón de esa “necesidad” tenga que ver con vacíos existenciales o con la falsa necesidad de tener cierto reconocimiento a través de lo que poseemos, lo que nos llevaría probablemente a discernimientos filosóficos que salen completamente del tema en cuestión.

Así que como análisis personal podría decir que no estoy en contra de materializar algún objeto en particular como base para proyectar un edificio, mientras este sea de tipo escultórico, empero, si hablamos de funcionalidad, debemos ser conscientes de que las formas deben responder a una función, otras tantas deberán ir a la par, pero nunca se deberá anteponer un capricho formal por sobre la función y utilidad que tendrá para el usuario. Aunado a esto, es nuestro deber como arquitectos considerar al entorno urbano y natural como factor preponderante al momento de hacer cualquier propuesta arquitectónica y en su defecto, tener presente que la ética de nuestra profesión recae en el respeto no solo hacia quienes habitarán aquellos espacios delimitados por el hombre, si no hacia el ecosistema de quien tomamos todo lo necesario para nuestro quehacer profesional.

Los simbolismos no deberían tomarse de forma literal,  ya que hay formas sutiles de hacerlo, como muestra el proyecto de Pedro Ramírez en una de sus obras más emblemáticas.
Los simbolismos no deberían tomarse de forma literal, ya que hay formas sutiles de hacerlo, como muestra el proyecto de Pedro Ramírez en una de sus obras más emblemáticas. Fotografía: mxcity.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .